fbpx

Podcast

Episodio 54 Iker Pou. Ser pionero en la dificultad extrema y buscar nuevos retos. Parte 1

“Nosotros desde un principio vivíamos para la escalada, desde muy jóvenes ibamos abriendo vías, porque no habían tantas vías exigentes”

Iker Pou

Te presento a alguien que realmente no necesita presentación, Iker , uno de los máximos referentes de la escalada y la montaña a nivel nacional e internacional. Iker ha sobresalido en el mundo de la roca desde principios de los 2000 con su encadenamiento de Acción Directa. Desde entonces ha participado aportando a la comunidad numerosos proyectos, tanto en escalada deportiva con el encadenamiento de Demencia Senil 9a+, Nit de Bruixes 9a+, y el equipamiento y encadenamiento de su proyecto Artaburu 9b-9b+¿?, como en big wall con la creación y encadenamiento de Orbayu 8c+/9a (entre otros muchos); como en montaña, en la que junto a su hermano Eneko se han adentrado en los rincones menos explorados del planeta para abrir numerosos itinerarios en las más variopintas situaciones.

En esta primera parte de la entrevista hacemos un recorrido por la vida en la roca de Iker Pou:

Entre otras cosas Iker nos cuenta:

  • Cómo se enamoró de la roca
  • Cómo consiguió hacer 8a a vista a los dos años de empezar
  • Quiénes eran sus referentes cuando empezó a trepar
  • Cómo se sintió al enfrentarse a Acción Directa con 17 años, después de 2 semanas escalando todos los días sin descansar
  • Qué supuso encadenar la vía más dura del planeta con 23 años, sin sponsors
  • Cómo conseguía estar en el máximo nivel teniendo que compatibilizar un trabajo standard con la escalada
  • Cómo el documental de al filo de lo imposible a Alaska le permite empezar a vivir de la escalada
  • Cómo se forma la cordada de los hermanos Pou
  • Cómo cambia de la deportiva extrema a las grandes paredes alpinas
  • Cómo surge la llamada hacia las expediciones remotas
  • Cómo lidia Iker con el riesgo en la montaña  
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Rock & Joy

Episodio 53 Abandono de vías. Ética en la deportiva

Abandono de vías

Hoy voy a tratar un tema que me han preguntado y sugerido en varias ocasiones y que nunca me había atrevido a tocar porque lo veía muy básico y pensaba que no iba a sacarle mucho jugo; sin embargo pensando un poco más se me abren un montón de dudas y debates interesantes a raíz de este así que ahí voy.

¿Qué pasa cuando no te quedan fuerzas, cuando la vía te supera, o lo has dado todo y no te queda ni una gota de sudor más que echar, se te hace de noche y no te da tiempo…?

En fin, ¿Qué pasa si tienes que abandonar una vía?

Si llevas escalando un tiempo esto seguramente te habrá pasado ya en varias ocasiones y te habrás dado cuenta de que en la mayoría de casos no tiene mayor importancia, sin embargo, si estás empezando es posible que sea algo que te preocupe. Incluso es posible que te haya ocurrido y hayas acabado dejando material propio en la pared por falta de otros recursos.

La solución a esto es bastante simple, pero como ya te adelantaba abre debates interesantes.

Maillones

Lo primero que yo haría, y he hecho en muchas ocasiones, es llevar maillones. Si no los conoces, son unos pequeños mosquetones con cierre de rosca, muy baratos, usados frecuentemente en escalada con este propósito. 

Ahora bien, es posible que hayas escuchado que no está bien visto ir dejando maillones por ahí. Que hay que machacarse, para subir la vía sea como sea… ¿Es ético abandonar una vía dejando un maillón?

En mi opinión, cuando estás sin energías, al borde del colapso mental y sabes que aún te queda un largo trecho… Estás también en el momento en el que es más fácil lesionarte. Sí que es cierto que enfrentarte al estrés de escalar con mucha fatiga y continuar aumenta tus capacidades mentales… le enseñas a tu mente que se puede cuando piensas que ya no hay más, y según el modelo del gobernador central, estás entrenando a tu cerebro a que retrase las señales de fatiga… Pero, ¿y si realmente no puedes más? ¿Y si no te apetece enfrentarte a esa presión? ¿Y si te lesionas porque apenas te queda fuerza y vas forzando las articulaciones y tendones? ¿Tienes algo que demostrarle a alguien siendo capaz de terminar la vía?

Escalada naranjito

Yo estoy convencido de que en la escalada deportiva no… Sólo tú sabes dónde está tu límite, hasta dónde puedes y quieres llegar en un día determinado. Y no veo en absoluto ningún problema en decir, hasta aquí llego hoy, dejo mi maillón y a volar. Es más, es posible que alguien en tu misma situación lo utilice en otro momento. Y con respecto al perjuicio estético que pueda suponer un maillón colgando de una chapa… un argumento que también he escuchado en más de una ocasión, cabe recordar que se pueden quitar tan fácil como se han puesto en la mayoría de los casos.

¿Tú qué piensas?

La caña/Stick clip

La otra opción que se me ocurre, y la que yo utilizo hoy en día si esto me ocurre es la caña o stick clip. Un invento maravilloso que atrae a tantos defensores como detractores, que despierta aún más polémica y debate que los maillones y sobre el que quiero hablarte hoy.

Si no la conoces, te presento a mi amiga la caña, un palo telescópico con un artilugio en la punta que te permite sujetar un mosquetón en posición abierta. Hay muchas marcas y modelos, así como versiones caseras… Pero todos permiten una cosa, chapar una chapa o argolla que esté fuera de tu alcance con una cinta express a la que previamente has grapado tu cuerda. Las posibilidades que esto abre son inmensas, y con ellas los dilemas éticos…

En el caso del que estoy hablando, en vez de abandonar una vía, la caña te permite terminarla, saltándote el paso o los pasos que no puedas realizar y limpiando la pared por completo de tu material.

En mi opinión hay que ser un poco cerrado de mente para estar en contra de este uso, y aunque me he tirado más de 9 años escalando sin caña, la tengo desde hace poco y no hay día que no la lleve en la mochila (aunque en la mayoría no le de uso).

Ética en la escalada deportiva

Pero la caña no solo te permite el uso cuando estás apurado, sino que te abre la oportunidad de montar vías fuera de tu alcance, de salir con un par o tres cintas chapadas, de grapar la cuerda a cintas que están fijas, incluso algunos modelos sofisticados de recoger cintas que están grapadas…

El uso principal que yo le doy es poner la primera o segunda cinta en vías con pasos duros muy abajo que podrían conllevar una caída fea, corta y seca, o incluso dejarte los tobillos en el suelo. En mi concepción de la deportiva no hay ningún problema en hacer esto, pero esto es lo bonito de la escalada, que la forma en la que yo escalo es distinta a la tuya, y no existe un standard, una ética universal que todos tengamos que seguir. Los riesgos que yo decido asumir son míos y propios y soy tan libre de escalar en solo integral como de escalar en top rope, y mientras no seas profesional no tendrás que rendir cuentas de tu estilo a nadie.

Edu Marín, uno de los mejores escaladores deportivos actualmente, tuvo un accidente grave hace un par de veranos por resbalarse entre el suelo y la primera chapa. Nadie está libre de un resbalón, de la rotura de un canto, de la picadura de un insecto… en fin, de algo que te pueda hacer caer en una sección comprometida sin protección.  

¿Todo vale?

Vale vale, Migue, estoy de acuerdo con proteger los pasos expuestos cerca del suelo chapando la primera o la segunda… ¿Pero qué pasa con usar la caña para montarte vías?

Pues realmente estamos en la misma disyuntiva que con el maillón… Personalmente es un sistema que a mi no me gusta porque se tarda un montón de tiempo y esfuerzo, que podría invertir en escalar algo más adecuado a mi nivel… pero… ¿Hay algo de malo en escalar así?

¿Hay algo de malo en usarla en pasos puntuales de vías duras que no tendrías energía para probar de otra forma?

Cada uno escala para sí, personalmente no la uso mucho, al igual que intento no usar mucho el top rope, para tener la mente siempre afilada, para estar acostumbrado al estrés, a enfrentarme a los alejes en secuencias que no conozco, en definitiva para cultivar y agrandar mis herramientas mentales. Es cierto que usar estas ayudas de forma indiscriminada va en contra de tu progresión mental en la roca… Pero igual de cierto es que comerte un hamburguesa y 3 tercios después de trepar va en contra de tu progresión física… Y no se juzga tan a la ligera a los compañeros que lo hacen.

¿Escalas para ti?

¿Alguna vez te has preguntado para quién estás escalando?

Si recuerdas el episodio 25 sobre el miedo al fracaso te preguntaba si escalabas de la misma forma con público que sola con tu compañero de cordada. Si te enfrentas a los mismos retos o si por el contrario escoges las ocasiones en las que vas a resaltar. En definitiva se puede resumir en si estás escalando para tí, para pasarlo bien, para mejorar, para conseguir un objetivo… O por el contrario escalas para otros, para el 8a.nu, para Instagram, para tu grupo de amigos.

Sobre esto podríamos charlar mucho rato, pero no quiero enredarme… Te voy a contar una anécdota que le contaba a una clienta en Diciembre…

Tengo un amigo al que le encanta escalar y le da miedo la caída, o más que la caída la sensación de pérdida de control. A él le encanta escalar, y es consciente de su miedo, y sin embargo no tiene ningún interés en trabajarlo y superarlo. Se monta sus vías con la caña, las trabaja en top rope hasta que las controla perfectamente, y luego monta los chorizos que le hagan falta para sentirse agusto escalando de primero… Y por último la escala de primero y encadena. A él le flipa escalar y se lo pasa en grande haciéndolo a su manera, sin molestar a nadie.

Para mi este enfoque no tiene ningún tipo de sentido… Pero igual tampoco tiene sentido para mi lo que hace Alex Honnold, o tirarme 2 años ensayando y proyectando una sola vía… Y todo es escalada, todo es respetable y de todo se puede aprender y disfrutar.

¿Tú qué opinas?

“Sagrada es mi manera de vivir.

He mirado a los cielos.

Sagrada es mi manera de vivir.

Numerosos, mis caballos”

“Manuelito” Jefe indio Navajo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Rock & Joy

Episodio 52 Objetivos, cómo mantener la motivación a tope a lo largo de la temporada

Objetivos y obstáculos

Cada gran invención, cada hazaña extraordinaria, cada encadene épico empieza como un mero pensamiento en el cerebro, como unos cuantos impulsos eléctricos coordinados de forma específica formando el deseo de hacer algo y la voluntad de conseguirlo. De ese germen, gracias a la acción focalizada, este pensamiento se transmuta en una acción, un objeto, unas consecuencias. Este proceso increíble de transformar pensamientos en actos y consecuencias está grabado en la naturaleza humana. Estamos por tanto programados para perseguir y conseguir objetivos.

Cuando estableces y avanzas hacia grandes objetivos, por supuesto encontrarás grandes obstáculos en el camino. De hecho los obstáculos son la otra cara de la moneda de los objetivos. No puedes alcanzar grandes objetivos sin sobreponerte a grandes obstáculos.

Por eso, quizás en vez de tratar de evitar estos obstáculos en la búsqueda del confort, puedes buscarlos activamente como buenos indicadores de crecimiento… como los maestros que te van a llevar a tu objetivo.

Como los más grandes escaladores, también tú puedes romper tus barreras personales, y el primer paso para esto es tu imaginación, es visualizarte escalando esa vía que te inspira. A partir de ahí tendrás que aprender a perseverar, a superar obstáculos y a re-encuadrarlos como espejos que te muestran debilidades en vez de rocas inamovibles, gendarmes en mitad de tu camino.

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”

Objetivos y resultados

De todo lo que he hablado antes se desprende que tus resultados son proporcionales a tu habilidad de poner buenos objetivos que te motiven. Entonces, el simple acto de establecer un objetivo es el primer paso, un primer paso de gigante en el camino hacia conseguirlo.

Una buena meta te señala la dirección correcta y te proporciona energía, motivación para conseguirla. Motivación que necesitas para enfrentarte a los obstáculos que se despliegan ante ti cuando empiezas a recorrer el camino hacia tu objetivo. Por eso funciona tan bien la creación de metas complementarias, que se retroalimenten entre ellas, y que te proporcionen la suficiente motivación para que no abandones.

Hoy te voy a hablar de tres tipos de objetivos y de la relación que puedes establecer entre ellos:

Tipos de objetivos

Por una parte tienes los objetivos de resultado, que son metas potentes, concretas que proporcionan indicadores claros a perseguir y te llenan de motivación. Puede ser una lista de vías que quieres escalar, un grado nuevo que quieres alcanzar, o una vía en concreto que es tu sueño. Pueden ser metas de entrenamiento, como hacer 20 dominadas, aguantar 10 segundos en una regleta de 8 mm o perder 4 kilos. Las metas de resultado funcionan mejor cuanto más específicas sean y además es imprescindible ponerles una fecha para que funcionen.

No es lo mismo declarar, mi objetivo es escalar 7b, que mi objetivo es escalar 7b en Cogollos antes de otoño de 2020. Esta última meta está muy bien definida, y te será más fácil establecer los pasos o objetivos más a corto plazo a ir consiguiendo para mantenerte en el camino adecuado.

Puedes establecerte metas de resultado a corto, medio y largo plazo; y lo ideal es que combines los 3, estableciendo primero una meta muy motivadora a largo plazo y que la desgranes en objetivos más pequeños que te marcarán el camino a seguir.

Rock & Joy

Pero las metas de resultado por muy motivadoras que sean, te pueden hacer perder la perspectiva de por qué escalas, tienen el potencial de llevarte lejos, pero también de frustrarte y obsesionarte si no las has elegido bien. Pueden hacerte perder la visión del proceso, del camino necesario para llegar a ellas, y lo peor, perder el disfrute del día a día en pos de ese encadene efímero que solo dura un instante. Por eso, como te conté en el episodio 10 de la mentalidad del crecimiento, es muy importante tomarse las metas de resultado en serio, pero no de forma personal. Y para ayudarte a eso, establecer objetivos de proceso o de mejora se convierte en una herramienta muy potente para balancear a los objetivos de resultado.

Por objetivos de proceso me refiero a habilidades que debes mejorar para alcanzar esos resultados que te has marcado, por ejemplo, mejorar tu técnica de pies en placas finas, escalar de forma más eficiente las vías largas, controlar mejor la ansiedad frente a un aleje, aprender tácticas para aprovechar al máximo tu energía en un día de roca… Da igual el nivel en el que escales, siempre puedes establecer metas de proceso para mejorar tu escalada, siempre puedes acercarte un poco más a la maestría. Revisa las metas de proceso a diario, al principio de cada sesión, y le darás un enfoque más sano y duradero a tus objetivos de resultado.

escalada cacin 7c objetivos

Por último estarían los objetivos complementarios, que son ni más ni menos, que objetivos que te motivan y que no tienen por qué llevarte hacia tus objetivos mayores. Son objetivos que te van ayudar a mantener esa chispa por la escalada, a mantener la mentalidad del principiante, del juego. Puede ser hacer el reto del cumpleaños, en el que escalas tantos largos en un día como años cumples. Pueden ser cosas sencillas como ser tú el que ponga las cintas de tus vías, o intentar siempre que puedas hacer las vías al flash o a vista en el primer pegue, independientemente de si encadenas o no… Si eres muy analítico tu meta puede ser caerte intentando una vía, aunque no conozcas del todo la secuencia que tienes que realizar… Puedes querer hacer 3 vías de un grado que hasta hace poco era muy difícil para ti en una sola sesión, o coger tu proyecto del año pasado y usarlo para hacer circuitos. Ten imaginación, déjate llevar por tu motivación y recuerda que al final escalas por disfrutar, de una forma o de otra, y por muy bien o mal que te vaya en tus encadenes, si pierdes ese disfrute, para mi no tiene sentido escalar duro.

¿Cómo marcarte buenos objetivos?

Ahora que ya sabes los tipos de objetivos que puedes marcarte voy a hablarte de la estrategia que puedes seguir para ponerlos. De una serie de pasos que puedes dar para asegurarte de que no se quedan en un mero pensamiento vago en tu mente mientras lees este post.

Son los siguientes:

  1. Escribe tus metas. Por tonto que parezca, el hecho de escribirlas en un papel, diario, documento… hace que tomen una dimensión más real, estás firmando un contrato contigo mismo y tienes una prueba para motivarte e ir grabando tu progreso
  2. Defínelas de la forma más específica y con el mayor detalle posible. Si tu meta es de resultado, es más efectivo escoger una vía con nombre y apellidos que escribir quiero escalar 8a. Si aún no tienes la vía en concreto, detalla de que estilo quieres que sea, en que escuela, en qué viaje, cuando… Hazlo lo más concreto que puedas y te resultará mucho más fácil vislumbrar una estrategia para conseguirla
  3. Márcate grandes objetivos que te motiven, pero que sean realistas. De nada sirve marcarse un objetivo súper motivador que queda tan lejos que realmente no sabes ni cómo acercarte. Deja ese sueño para el muy largo plazo y escribe metas a corto y medio plazo que puedas ir obteniendo y te acerquen a ese sueño a 1, 2 o 10 años vista
  4. Pon fecha a tus metas a corto y medio plazo, pero deja la fecha de tus mega objetivos más abierta. Por ejemplo, tengo el objetivo de hacer 8a en desplome y 8a+ en placa en 2020, quizás 7c a vista en 6 meses. Sin embargo tengo el mega objetivo de hacer 8c en los próximos 10 años 
  5. Cuéntale tus metas a tus amigos para mantener tu compromiso, y si puedes, busca a alguien que comparta tus objetivos para trabajar de forma conjunta.
  6. Por último, para los grandes objetivos, plantéate al menos algo que debas cambiar, algún hábito o actividad que necesites mejorar para llegar a esta meta. Muchas veces los resultados no solo vienen por hacer más de una cosa, como entrenar, escalar, hacer bloque… sino de hacer menos o eliminar otras que te pueden estar perjudicando.

¿Qué te parece? ¿Te atreves a marcarte unos objetivos potentes para 2020? Parte de los míos ya los conoces, y ahora me pondré a desgranarlos en otros más pequeños, en otros de proceso y en algunos complementarios que le den salsa al proceso.

¿Te animas a compartir los tuyos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

fuerza escalada en roca

Episodio 51 Cualidad física determinante en la escalada

Tres factores clave

En la escalada existen 3 grandes factores clave a los que hay que atender por igual para mejorar, y estos son el mental, el técnico y el físico. Es imposible mejorar en la roca desatendiendo a alguno de los 3, la escalada es una actividad muy compleja, y da igual el grado en el que estés, que los tres factores van a a estar siempre ahí y si desatiendes uno, seguro que te va a limitar.

Cualidades físicas

Y si pudiéramos por un momento desligar a la escalada de la técnica y la psicología. Si pudiéramos aislar las características físicas de la ecuación.

¿Con qué te quedarías?

Tendrías por un lado la fuerza, en sus diferentes manifestaciones, de tracción, de dedos, de contacto, explosiva… Por otro la resistencia, bien la resistencia a muchos pasos duros, resistencia a la fuerza o power endurance como lo llaman en inglés, o la continuidad, o la capacidad de seguir escalando movimientos fáciles durante mucho tiempo… y entre esos extremos cualquier resistencia más corta o larga que puedas imaginar. También tienes a la flexibilidad o más específicamente la movilidad, el rango al que puedes llevar a tus extremidades de forma activa y voluntaria. Y podrías pensar también en la recuperación como una cualidad aparte, si bien está íntimamente relacionada con la resistencia.

Entonces si pudieras coger una de estas características y quedarte con ella por encima del resto, ¿Cuál sería?

fuerza escalada en roca
Rock and Joy cogollos

Para esto estaría bien plantearse qué es lo que necesitas para subir una vía, cualquier vía.

¿Qué es lo que siempre necesitas?

Por una parte necesitas resolver las secciones duras de la vía, por otra parte necesitas aguantar las distintas secciones duras, y por último poder recuperar en las secciones más fáciles.

Sin embargo el quid de la cuestión aquí están el orden de los factores, de poco te serviría poder aguantar bien entre secciones y tener buena recuperación si no eres capaz de resolver los bloques de la vía. Para mi entonces, aquí está la respuesta a la pregunta, lo más importante es primero poder resolver secciones duras, y para eso necesitas fuerza, en sus diferentes manifestaciones, para poder agarrar las presas, y traccionar de ellas. Además como viste en el episodio 29 sobre la resistencia, aumentar tu fuerza máxima incrementa tu resistencia también. Al poder agarrarte a cantos más pequeños, también aumentas el tiempo que puedes agarrarte a cantos más grandes.

¿Y tú qué piensas? ¿Qué cualidad crees más importante en tu escalada?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

rock and Joy cogollos

Episodio 50 El arte de leer la roca, clave para mejorar tu escalada

El arte de leer a la roca

Para obtener un estilo de escalada rápido, decidido y eficiente necesitas confianza en los movimientos que has elegido hacer. Esta confianza, vas a ir ganándola poco a poco tras tomar decisiones deliberadas sobre tu movimiento y aprender de lo acertadas que eran después. Si escalas de forma lenta y dubitativa, si necesitas mucho tiempo de bloqueo en el paso clave para contemplar tus opciones… Puede ser que tengas olvidadas o poco trabajadas tus habilidades leyendo secuencias.

Leer una secuencia es anticiparte a ella para poder aplicar tu técnica de la forma más efectiva en cada movimiento. Es posible que como la gran mayoría de escaladores, dejes este proceso de lado y vayas decidiendo todo sobre la marcha, sin embargo esta forma intuitiva encierra muchas ineficiencias. No solo va a limitar tu capacidad de escalar a vista, sino que te llevará a dar muchos más pegues en tus intentos de encadenar, al necesitar más intentos para resolver secuencias de forma óptima.
Así que de nuevo te encuentras con otra habilidad más en la escalada, que poco tiene que ver con las dominadas que hagas o lo fuerte que estés… y que directa o indirectamente está influyendo en tus resultados.

¿Cómo puedo mejorar mi habilidad para leer vías o bloques?

Prepárate porque tendrás que hacer un buen esfuerzo mental para realmente empezar a implicarte en algo que has dejado de lado hasta ahora, y quizás te resulte algo ortopédico.

Pero como con cualquier habilidad, con su curva de aprendizaje, la promesa de una escalada a vista más eficiente, y un movimiento más fluido y deliberado está ahí si estás dispuesta a perseverar.

rock and Joy cogollos

Primero, analiza en qué punto se encuentra tu memoria. 

¿Eres capaz de recordar tus movimientos cuando bajas de una vía?

Como una vía es algo muy grande, aparentemente inabarcable para recordarla entera, empieza por un bloque de unos pocos movimientos.
Escoge algo fácil que no hayas probado nunca y escalalo. Cuando hayas terminado intenta recordar exactamente que pies y manos has usado y en qué secuencia.

¿Eres capaz de hacerlo? 

Es posible que recuerdes bien las manos que has usado y no los pies, o viceversa… De cualquier modo, te estarás dando cuenta de tu habilidad para retener en tu memoria una secuencia, de si has escalado poniendo atención a tu posición corporal o te has dejado llevar, mientras pensabas en otra cosa.

¿Por qué no soy capaz de recordar cómo he escalado?

Durante muchos años he escalado de una forma intuitiva, dejándome llevar y no prestando mucha atención a mi movimiento en la roca. Cuando bajaba de una vía y alguien me preguntaba, ¿cómo has hecho ese tramo? A no ser que hubiera tenido muchas dificultades en él no era capaz de contestar, simplemente no lo sabía. Y es cierto que en las secciones difíciles ponía atención y por eso era capaz de recordarlas.

Existen trucos para evitar desarrollar esta habilidad, y puede que los uses sin darte cuenta. Nuestra mente es muy vaga y siempre va a buscar el mínimo esfuerzo para completar una tarea. Si escalas siempre al flash, copiando lo que tus compañeros han hecho, si buscas videos de la vía o bloque que vas a hacer… Lo más seguro es que escales ese reto de forma más rápida, pero a costa de no aprender esta habilidad crucial.

Sin embargo, si eres muy alto o bajo, o eres el que siempre monta las vías en tu grupo de amigos, o escalas sola en el roco… No te quedará más remedio que enfrentarte a los puzzles que tienes delante y aprenderás esta habilidad rápido.

Escalando a vista, parando a leer una secuencia

¿Cómo leer secuencias?

Siguiendo con el tema que nos ocupa, una vez que has analizado y practicado tu habilidad de recordar lo que has escalado, el siguiente paso es la lectura. Es decir, la capacidad de predecir los movimientos que vas a hacer sin ni siquiera poner los pies en la vía o bloque.
Para practicar esta habilidad te propongo que de nuevo lo hagas en un bloque de un grado fácil para ti que nunca hayas escalado. Sin tocar las presas, intenta predecir todos los movimientos que vas a hacer con todo lujo de detalles y comentaselo a tu compañero. Luego escalalo de la forma que te resulte más fácil, independientemente de cuál fuera tu plan.
Y ahora viene el tomate, compara lo que habías planeado con lo que realmente has hecho.

¿Has acertado las secuencias de manos? ¿Y la de los pies? ¿has llegado bien a los cantos que predecías?

Lo normal es que haya diferencias entre la predicción y lo que has hecho, pero lo normal también es que hayas aprendido un montón sobre cómo se siente en la realidad algo que has imaginado. Idealmente escala ahora el bloque varias veces hasta encontrar la secuencia perfecta para ti y grábala en tu mente, estarás sentando un precedente para buscar en tu biblioteca de movimientos la proxima vez que te enfrentes a un problema similar.
Con la práctica este ejercicio será cada vez más fácil y las diferencias entre tu plan y la realidad serán cada vez menores.

 

¿Cómo leer vías enteras?

¿Y qué pasa con las vías? Es cierto que mucha información solo va a estar disponible cuando estés en medio de la batalla, luchando por el a vista. Sin embargo está en tu mano hacer todo lo posible para minimizar el esfuerzo mental y el tiempo que necesitas para descifrar aspectos de la vía que sí que puedes planificar desde el suelo.

 

Una de las mejores estrategias que conozco, que es muy probable que emplees sin darte cuenta es la discretización. Es decir, cortar la vía a cachitos. Estos cachitos van a estar divididos por elementos que sí que puedes observar desde el suelo, como reposos sin manos, grandes cazos, repisas etc. En fin, sitios en los que vas a poder descansar y plantearte el siguiente tramo como si se tratara de un bloque en el que puedes aplicar las habilidades de lectura de secuencias que has ido practicando. Esto mismo, que se hace cuando proyectas una vía y ya tienes información sobre ella, puedes practicarlo sin escalarla. Puedes ver una sección dura que lleva a un cazo, aunque no seas capaz de identificar las presas, puedes imaginarte la velocidad a la que quieres escalar, y puedes planear desde dónde vas a inspeccionar esa sección para idear una estrategia.

 

Otra estrategia para complementar a la discretización son los puntos clave. Es muy posible que aunque no seas capaz de ver todas las presas ni secuencias desde abajo, sí que puedas ver ciertos puntos clave que pueden marcar la diferencia cuando estés luego escalando. Me refiero a cantos que desde la posición de escalada no se vean, posibles talones, una sección que se ve claramente que se desvía hacia un lado, un canto grande antes de una sección desplomada… Si unes esto a la tramificación de la vía entre posibles reposos en los que vas a plantear tu estrategia tendrás muchas más posibilidades de tener un pegue efectivo que si te pones los gatos y lo dejas todo a la suerte

 

Velocidad y ritmo

Cuando empiezas a escalar, la cantidad de decisiones conscientes que tienes que tomar ralentizan tu ritmo escalando. Sin embargo, a veces esto se transforma en un hábito, y aunque tu capacidad de tomar decisiones rápidas sea alta, sigues escalando de forma muy lenta. Está claro que cuanto más dure el esfuerzo, más energía necesitas, y tan bien está claro que si te pasas de velocidad, tu precisión empieza a empeorar. La habilidad de leer o anticipar secuencias está íntimamente ligada a la velocidad y ritmo a la que eres capaz de escalar de una forma eficiente, y por eso de nuevo es una habilidad clave. ¿Alguna vez te has preguntado a qué velocidad escalas o has intentado escalar algo más rápido? Pruébalo en vías que ya conozcas y quizás te sorprendas.

 

El gran objetivo a alcanzar no es sólo ser capaz de leer la secuencia, sino con el tiempo, ser capaz de visualizarla, de sentir los movimientos que vas a ejecutar incluso antes de haberlos probado por vez primera. Esto es super complejo pero aspirar a dominar este arte te pondrá en el camino para mejorar, inténtalo cuando practiques y poco a poco irá saliendo también cuando escales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Episodio 49 Cómo usar el yoga para mejorar en la escalada, con Alzhara Bordes

“Si en un momento en que lo necesitas, sabes respirar y calmar tus pulsaciones… eso es yoga”

En la entrevista de esta semana, Alzhara Bordes nos cuenta como el yoga puede traer numerosos benefecios a la practica de la escalada si lo hacemos con cabeza:

  • Qué tipos de yoga son los más adecuados para qué situación
  • Cuándo complementar tu escalada con sesiones de yoga
  • Qué debemos tener en cuenta para no sobrevargar la musculatura agonista de la escalada
  • Qué beneficios principales podemos extraer
  • y mucho más…
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Rock and joy arqueo

Episodio 48 Arquear o no arquear, esa es la cuestión

Seguro que alguna vez has escuchado eso de que nunca deberías arquear mientras entrenas… o de que mucho cuidado con las regletas en la multipresa porque puedes lesionarte fácilmente.
Si no sabes de lo que estoy hablando te recomiendo que le eches un vistazo al episodio 18 sobre tipos de agarre. Pero de cualquier modo, el arqueo o la regleta, es un tipo de agarre en el que la articulación PIP, la segunda que encuentras desde la punta de tu dedo hacia adentro, forma un ángulo de 90º o menor.
El arqueo está relacionado con agarres positivos pequeños o regletas, pero realmente se puede usar en casi todos los agarres que te imagines… Y de hecho, es una de las técnicas de agarre más usadas entre principiantes y escaladores intermedios.
¿Conoces a alguien que esté empezando y se sienta cómodo en romos? ¿Te has planteado cómo te sientes tú en romos frente a otros agarres en los que puedes arquear?

¿Por qué es tan fácil arquear?

Arquear o regletear es super popular entre principiantes porque requiere mucha menos habilidad que agarrar con la mano abierta. Mientras que arqueando puedes ejercer fuerza hacia abajo, hacia afuera y un poco hacia los lados… usando el mismo agarre con la mano abierta solo podrás ejercer fuerza hacia abajo, y con un poco de fuerza hacia afuera lo sentirás inseguro. Mientras que para agarrar romos de forma eficaz necesitas una buena técnica y colocación corporal, para regletear de forma más efectiva solo necesitas apretar más fuerte. Es por eso que las regletas pueden parecer mejores agarres que otros más grandes para los que requieres una mejor técnica.

Otra posible causa del abuso del arqueo es la ansiedad. El miedo provoca un estilo de escalada lento y estático, que resulta en bloqueos largos y lentos. Para mantener estos bloqueos por debajo del hombro necesitas tirar hacia afuera con la mano que bloquea, y por eso se favorece el arqueo, ya que con mano abierta no serías capaz de mantener ese bloqueo profundo durante un movimiento lento de estas características. Hay muchas ocasiones donde escalar de forma muy lenta y segura sea una buena idea, sin embargo, si es tu patrón habitual, incluso cuando haces bloque o escalas en una zona bien protegida y segura, entonces incrementas muchísimo el riesgo de sufrir una lesión de poleas en algún momento.

Rock and joy arqueo

Abuso del arqueo

Sin embargo el abuso del arqueo conlleva un riesgo importante, ya que es el agarre más agresivo, el que más exige a tus tendones y poleas. Y su uso indiscriminado te pone en riesgo de sufrir lesiones en las dichosas poleas de tus dedos.
Dicho todo esto, para agarres pequeños el arqueo puede ser la única opción que tengas para poder agarrarte y resolver la secuencia… Entonces… Si es un agarre necesario en la escalada, pero con un potencial lesivo claro. ¿Deberías usarlo y entrenarlo?
Siendo el agarre con más riesgo de todos, cuanto más lo entrenes, más aumentarás el riesgo de sufrir una lesión de poleas o inflamación en tus nudillos. Pero está claro también que el mejor escalador, es el que es igual de fuerte en los diferentes tipos de agarre, incluido el arqueo.
Lo realmente difícil es equilibrar tu progresión en fuerza en un determinado tipo de agarre con evitar y prevenir cualquier tiempo de lesión.

¿Deberías arquear en el roco?

La lógica y el principio de especificidad nos dicen que si no entrenas las regletas, no progresarás o perderás fuerza en ese tipo de agarre. ¿Qué pasaría si no entrenaras nunca en arqueo y luego en tu proyecto tuvieras que usar una regleta muy pequeña y lesiva? Lo más probable es que no tuvieras fuerza para usarla y con un poco de mala suerte podrías lesionarte.

Sí que es cierto que hay escaladores avanzados que siguen este dogma y aun así progresan, pero esto tiene dos causas. La primera es que evitan el arqueo cerrado, es decir usando el pulgar encima del índice, pero no evitan el semi-arqueo y de hecho, la mayoría de agarres en pinza que se utilizan en las salas de bulder modernas se utilizan como una regleta en la que se cierra pinzando por debajo en vez de por arriba. La segunda razón es que muchos de estos escaladores luego utilizan el arqueo en la escalada en roca, y aunque mentalmente no cuente como entrenamiento, para la articulación sí que lo es

rock and joy regleta

Entonces, de nuevo ¿debería arquear en el roco o solo en roca? Yo desde luego evitaría el arqueo en la campus board ya que está demostrado que tarde o temprano te va a llevar a una lesión en los dedos. Sin embargo tanto en bloque como en la multipresa, estoy convencido de que es una técnica a entrenar si luego quieres poder usarla en la roca. 
Lo más seguro sería entonces entrenar tus ejercicios de fuerza con agarres tipo mano abierta y entrenar las regletas fundamentalmente en bloques desplomados. Dicho esto, entrenar el arqueo solo será relativamente seguro si tu técnica es buena. Si cada dos por tres pierdes los pies, o tienes un estilo muy violento, hacer boulder así será tan lesivo como el campus.

¿Cómo equilibrar los tipos de agarres?

Dicho esto, la mayoría de los escaladores (y me incluyo aquí) utilizamos el arqueo demasiado y nos beneficiaríamos un montón tanto en rendimiento como en prevención de lesiones de desarrollar nuestro agarre con mano abierta hasta conseguir un equilibrio sano entre ambos.
En mi caso, empecé a escalar en roca y fui avanzando muy poco a poco, arqueando como mi principal recurso sin mayor problema hasta hace un par de años. Sin embargo, cuando empecé a entrenar en serio y a apretar más en la roca me di cuenta rápidamente de que este estilo me estaba haciendo daño en los dedos. De hecho me puso de manifiesto algo de lo que no era consciente, y era que arqueaba en prácticamente todos los agarres, hasta romos o planos a los que buscaba alguna rugosidad para sentirme cómodo. He tenido la suerte de no tener ninguna lesión importante a estos respectos, pero bueno, hice los deberes… Al empezar a notar dolor, también empecé a conscientemente entrenar mi agarre con mano abierta, y puedo decirte que aunque no tengo la misma fuerza con ambos grips, sí que andan más equilibradas y escalando de forma natural, utilizo la mano abierta en una gran variedad de ocasiones en las que antes no lo hubiera hecho.

Ser capaz de sentirse cómodo y relajado con un agarre de mano abierta es una habilidad clave para todos los escaladores. Si no desarrollas esta habilidad, te pasará como a mi antes, y tu mente no verá la posibilidad de usarlo, empleando mucha más fuerza en encontrar y forzar un agarre tipo regleta donde no es necesario.

El perezoso. Ejercicio para equilibrar tu agarre de mano abierta

Para invertir esta tendencia podrías probar este ejercicio de forma consistente. En tu calentamiento, en vías fáciles, escala utilizando las siguientes reglas:

  1. No usar el dedo meñique o el gordo para nada
  2. Prohibido arquear lo más mínimo
  3. Prohibido envolverla presa con tu mano, solo agarrar con la primera falange

John Kettle llama a este ejercicio el perezoso. Si has visto una imagen de un perezoso, verás que tiene en sus patas tres garras enormes con las que se agarran eficazmente a las ramas de los árboles. Pues se trata de escalar con 3 dedos como si de estas garras se tratara, sin cerrar la mano y sin arquear ni usar los pulgares o meñiques.

Aunque no sea por supuesto la mejor ni la forma más eficiente de escalar, te estará dando un estímulo importante para usar agarres de mano abierta de forma eficiente… Y con el tiempo, acabarás incorporando este agarre cuando sea más eficiente a tu escalada normal.

¿Qué te parece? ¿Te atreves a escalar como un perezoso?

rock and joy perezoso
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Episodio 47 Ejercicios para mejorar tu técnica de pies

Técnica y lesiones

Tu calidad de movimiento, cómo progresas por la roca tiene una influencia enorme en las posibilidades que tienes de lesionarte. En ocasiones, lesiones recurrentes o crónicas pueden mejorarse o incluso curarse simplemente ajustando un patrón de movimiento. Y dado que los ejercicios para mejorar tu técnica son sencillos, no ocupan mucho tiempo, y no solo te hacen mejorar tu escalada, sino que previenen lesiones e incluso se pueden realizar cuando estás lesionado… ¿Por qué no incorporarlos a tus hábitos diarios? ¿Por qué no iniciar cada sesión de escalada calentando en una vía con un ejercicio específico para mejorar tu técnica?

Es más, dado que en la escalada realmente competimos contra nosotros mismos y la roca, por qué no, en vez de fijarte e imitar a aquellos que están más fuertes… Por que no intentas fijarte e imitar a ese escalador delgadillo, que parece imposible que escale el grado que hace, que realmente da el máximo de sus capacidades técnicas y tácticas para llegar arriba.

No me confundas, que estar fuerte está genial y es algo a lo que aspirar. Pero más aún creo que es necesario aspirar a exprimir la fuerza que tienes en este momento, a realmente ser capaz de optimizar cada esfuerzo que eres capaz de hacer.

Barreras que te impiden mejorar tu técnica

Antes de entrar en materia con los ejercicios, quiero plantearte dos barreras por las que quizás hasta ahora no te hayas propuesto mejorar tu técnica.
La primera son tus creencias… Quizás te dices y estás convencida de que no vas a ser capaz de escalar 7a… o de que te falta es fuerza o resistencia. El futuro no está escrito, y sin embargo esas creencias realmente están limitando tu potencial. Si realmente no crees que eres capaz de llegar a ese objetivo, ni siquiera lo vas a intentar… Sin embargo si te pones paso a paso seguramente descubras que mejorar tu técnica es una de las claves que te puede acercar al mismo. Si estás dispuesta a poner el esfuerzo mental necesario para realmente desgranar una vía que en cualquier momento harías fácil, dándote un paseo… Si quieres aprovechar para aprender todo lo que cada movimiento te puede aportar, habrás puesto la dirección al camino del perfeccionamiento, de convertirte en un maestro de la roca.

La otra barrera fundamental por la que la mayoría no se preocupa en mejorar su técnica es no reconocer que hay un verdadero margen de mejora. Cuando te caes en la última sección de una maratón de 35 metros, con los brazos a punto de reventar… Es muy fácil concluir que te falta resistencia. Cuando no alcanzas la presa en el lance y una y otra vez te caes en el mismo movimiento, es muy fácil concluir que te falta fuerza… Y sin embargo es muy fácil también no darse cuenta de quizás podrías haber escalado de una forma mucho más eficiente. Quizás con un mejor equilibrio habrías encontrado reposos que has pasado por alto, o chapado desde posiciones mucho más naturales… Todo esto es muy probable que te llevara a encadenar la vía, y sin embargo lo has pasado por alto, porque evidentemente el antebrazo te duele y te ha fallado, y por eso debe ser la causa directa de tu caída.

Espero haberte convencido a poner atención a tu técnica, a dedicarle un pequeño ratito cada día que salgas a escalar. A diferencia de tu nivel físico, que se deteriora si no lo ejercitas, la técnica que adquieras se mantiene, y un pequeño empujón cada día suma y suma en la dirección de la perfección.
Bien, pues la técnica de calidad nace en la buena colocación de los pies. En permitir que los pies soporten la mayor parte de tu peso que puedan. Utiliza bien tu equilibrio y carga bien tus pies, y entonces llegarás fresco al paso clave de la vía, te quedará energía para lanzar ese paso dinámico y clavarlo.

Ejercicios

Vamos con unos cuantos ejercicios para mejorar tu destreza con los pies.

 

Pies ninja

Este ejercicio es muy básico, pero a la vez es fantástico para obtener un hábito de movimiento económico de calidad. Es muy sencillo, en tu vía de calentamiento, o en el roco, coloca los pies de forma silenciosa y deliberada en las presas, sin puntear la pared, sin ajustar el pie después de ponerlo. Puedes pivotar el pie de forma deliberada para cambiar el canto exterior a interior, pero pon atención a los microajustes no planeados.

 

rock and joy pies ninja

Los dos pies en la pared

Este ejercicio te resultará muy fácil si has aprendido a escalar en roca, especialmente en placas tumbadas. Sin embargo puede resultar bastante complicado si has aprendido en un bulder, y estás acostumbrado al uso y puede que abuso de las banderas, donde apoyas solo un pie y extiendes la otra pierna a un lado para guardar el equilibrio.

De nuevo, en una vía sencilla, escala siguiendo la siguiente norma:

Tienes que tener los dos pies apoyados en presas siempre que muevas una mano.

Este ejercicio previene tres cosas, el abuso de banderas, terminar movimientos con solo un pie apoyado y el uso de reposos con un solo pie. Es cierto que hay ocasiones, especialmente en terreno desplomado, en las que balancear un pie en el aire es más eficiente que escalar con ambos pies en la pared. Pero son las menos, y de forma habitual hay que intentar usar ambos pies a la vez para descargar más peso en ellos, como haces de forma habitual mientras andas. Es posible que este ejercicio te resulte complejo, y que estés acostumbrado a tener tu peso solo en un pie incluso cuando no es necesario. Esto ocurre por dos razones principalmente:
La primera es que el cerebro humano es vago, y requiere menos esfuerzo mental y propioceptivo escoger un pie y colocar tu peso en lo alto que escoger dos y equilibrarlo. Sin embargo, por evitar el esfuerzo mental, incurres en un mayor esfuerzo físico.
La otra razón es la ansiedad. Cuando estás escalando nervioso, por que estás cansado, por un aleje, por que la vía es dura o cualquier otra razón… A veces te entra ansiedad, y escalas focalizando tu atención en el siguiente cazo, el siguiente canto grande, olvidándote de los pies. Y ahí es muy posible que para alcanzar la presa lejana te tengas que estirar mucho y pierdas un pie por el camino sin darte cuenta. Después de eso recolocas tus pies y vuelves a equilibrarte. Entonces al alcanzar la presa has perdido el equilibrio, y no solo has perdido eficiencia, sino que estás cargando tu brazo de una forma lesiva. El patrón a interiorizar es el contrario, en vez de focalizarte en la presa a la que quieres llegar, focalizarte en el pie que te va a hacer alcanzarla de una forma relajada y en equilibrio. Es decir ese pie que usarías una vez alcanzas la presa para equilibrarte, es el que necesitas usar para llegar a esta en equilibrio.

Plataforma

Este ejercicio es la continuación del anterior. Puedes usar el anterior una vuelta y este la segunda, porque viene a reforzar el concepto de escalar con ambos pies añadiéndole un potente matiz.
Imagina que la linea que une tus pies es una plataforma, y que tu cadera tiene que situarse por encima de esta plataforma para encontrarse equilibrada. 
Entonces el ejercicio consiste en escalar usando ambos pies como antes, pero poniendo el foco en mover la cadera a la posición de equilibrio sobre tus pies antes de mover la mano.
Inicias moviendo un pie y construyendo una plataforma. Sigues moviendo tu cadera a la posición de equilibrio sobre la misma, y por último mueves tu mano a la presa que quieres alcanzar.
Realmente el foco de este ejercicio es el equilibrio. Es obligarte a pensar en el pie y la posición que te va a hacer estar equilibrado, en vez de buscar el equilibrio una vez alcanzas la presa de forma ineficiente

Brazos estirados

Por último te voy a proponer un ejercicio que te resultará un poco “ortopédico” de primeras. Seguro que alguna vez has probado o pensado en escalar utilizando los brazos estirados la mayora parte del tiempo. Pues en este ejercicio vas a darle una vuelta de tuerca más al concepto.
De nuevo en una vía fácil, esta vez vertical o ligeramente desplomada, vas a escalar con la siguiente regla:
Cada vez que muevas una mano, el brazo que queda en contacto con la pared tiene que permanecer totalmente estirado. 0 bloqueo, no se dobla el codo.
Esta reducción en movimiento de tus brazos, te va a obligar a buscar el equilibrio usando tus piernas y la rotación de tu ronco, y salvando así energía de tus brazos.

Por supuesto que no se trata de luego escalar siguiendo estas limitaciones, sino de darle a tu cerebro situaciones en las que encuentras el equilibrio sin usar la fuerza de brazos, y que incorpores estos movimientos en tu repertorio gestual. Así poco a poco irás gastando menos energía y llegarás más fresco al paso clave, y además tendrás los codos y los tendones mejor a largo plazo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Rock and Joy accidentes

Episodio 46 ¿Cómo evitar accidentes por fallo humano?

La escalada deportiva, ¿Es un deporte de riesgo?

En el episodio de hoy vengo a tocar un tema escabroso, de esos que no nos gustan tocar, pero que está ahí… Los accidentes en escalada deportiva.
He estado investigando, buceando por papers, estudios e informes de federaciones y asociaciones, y tengo que decir que es muy complicado obtener una información veraz y contrastada sobre la tipología de los accidentes de escalada, ya que muchos de estos estudios mezclan distintos tipos de escalada, o comparan la escalada con otros deportes.
De cualquier modo quiero intentar transmitirte las conclusiones a las que he llegado con la búsqueda.

Hay varios estudios que comparan la siniestralidad de la escalada con respecto a otros deportes más comunes, para ello analizan la cantidad de lesiones ocurridas por cada 1000 h de práctica deportiva. En concreto un completo estudio realizado por el doctor Volker Schoffl en 2010, que aglutina el conocimiento de una veintena de estudios sobre distintas disciplinas de la escalada estima en 0.03 lesiones por 1000 h en escalada indoor y  3.1 lesiones cada 1000 h en escalada de competición. Otro estudio del Australiano David Humphries sobre escalada en roca estima en 0.9 lesiones por cada 1000 h aglutinando distintas modalidades de escalada en roca. Estos datos contrastan con los relativamente seguros y más conocidos deportes como el fútbol entre 9.4, o el baloncesto 9.8 o el voleyball 6.7.

 

Estos datos, colocan a nivel estadístico a la escalada en roca y roco con un riesgo muy muy bajo, en comparación con otros deportes.
La Federación Española de Deportes de Montaña realiza unas estadísticas anuales de accidentabilidad y rescates, en las cuales el 50% de los accidentes vienen del senderismo y las carreras de montaña, y la escalada (en un sentido amplio, incluyendo la pared y la clásica) compone un 13% de los siniestros.

¿Y en qué consisten estás lesiones de escalada?

Evidentemente no es lo mismo una tendinitis que un esguince o una fractura.
El completo estudio de Volker Schoffl establece que entre un 58 y un 67% de los casos, las lesiones son producidas en las extremidades superiores, presumiblemente por sobrecarga. Es decir las por desgracia comunes lesiones musculares y tendinosas de las que hablé la semana pasada.

Entonces solo entre un 33 y un 42 % se producen en las extremidades inferiores, que corresponden fundamentalmente a traumas provocados por caídas.

Aquí es donde realmente se pone interesante la búsqueda, lo que a mí más me interesa descubrir. Cuando ocurre un accidente, una caída que conlleva una lesión. ¿Cuáles son las causas normalmente?

Y aquí es donde he tenido muchas dificultades para responder la pregunta, porque, según dónde esté hecho el estudio y la modalidad de escalada que se practique los resultados son muy variables.

La experiencia me dice que en el mayor caso los accidentes son fruto del fallo humano, normalmente por parte del asegurador, pero… ¿es esto cierto?
Los únicos datos que he encontrado sobre esto son del grupo de rescate de montaña de las montañas rocosas, en Boulder Colorado y fundamentalmente tratan sobre escalada clásica en uno y varios largos en El dorado canyon.

Del total de accidentes de escalada registrados, el 30% se deben a caídas de primero, el 21% a aseguramiento deficiente, un 18.5% a pérdidas durante el descenso de una tapia, un 15% a escaladores atascados mientras rapelaban, un 5% por caída de piedras y el resto muy variado

¿Y en escalada deportiva?

Estos datos no tratan sobre escalada deportiva, pero tienen una lectura bastante significativa. Si quitamos las pérdidas y los incidentes rapelando, tenemos cerca de un 60% de accidentes por caídas y un 40% por fallo humano asegurando, y un pequeño porcentaje por caída de piedras.
A falta de otros datos veraces, creo que es sensato asumir que en la escalada deportiva de un solo largo, el porcentaje de accidentes como consecuencia de una mala caída debe ser mucho menor que en clásica de uno y varios largos.
Esto daría como principal causa de accidentalidad en escalada deportiva al fallo del asegurador… De nuevo, esta conclusión está basada en los datos sobre escalada clásica y no es cien por cien fiable, pero concuerda con mi experiencia.

 

Entre estos fallos asegurando están la pérdida de control del aparato, ya sea grigri, reverso u otros y descender al compañero con una cuerda corta y sin nudo tope al final como accidentes típicos. 

Si llevas unos años escalando seguro que has escuchado o presenciado algún accidente de este tipo, que por suerte normalmente se queda en un susto, pero que puede llegar a ser mortal.

Y es que, como he comentado al inicio, la deportiva es una actividad bastante segura en comparación con otros deportes, pero que tiene un riesgo inherente real, y que en caso de romper la cadena de seguridad puede ocasionar consecuencias graves.

Me da una pena enorme cada vez que escucho que algo así ocurre, y por eso me he motivado a sacar este episodio, es algo tan sencillo, y por desgracia tan común, que con poder llegar a una sola persona para que cambie sus hábitos y evite que esto ocurra estaría más que encantado.

Hábitos de seguridad

El fallo humano existe, y desde el más novato al más experto, todos somos susceptibles de cometer un error u olvidarnos de algo. Por eso desarrollar hábitos de forma automática que garanticen o checkeen la cadena de seguridad son tu seguro, tu backup ante un despiste que puede tener cualquiera.

En el caso de las cuerdas cortas, mi hábito es tener siempre los dos cabos de la cuerda atados a la funda o sábana. Cuando escalo desato el cabo superior y me encuerdo y el otro cabo siempre queda anudado. Al bajar y terminar la actividad anudo el cabo. Es una precaución muy simple, un hábito que me libra de tener que cerciorarme si mi cuerda será lo suficientemente larga o no. Si he medido mal o me he despistado, el nudo final y la funda harán tope en el aparato asegurador y tendré que ver como bajar con seguridad… Pero no me voy a caer al vacío. Te invito a que cojas este pequeño hábito y que lo difundas, puedes estar salvándole los tobillos o algo más a tus amigos.

El otro hábito que no cuesta nada tomar es el partner check, vamos, algo tan sencillo como revisar el nudo del escalador si aseguras y el aparato del asegurador si escalas. Te va a llevar menos de 5 segundos, y no quedas peor por hacerlo. Por mucha experiencia que tengas, nadie te garantiza que un día te llamen por teléfono mientras te estás encordando y se te olvide terminar el nudo… o que hayas colocado la cuerda mal por el grigri o no hayas cerrado el mosquetón…

Con un simple checkeo visual, y un tirón de cuerda evitas del tirón una de las principales causas de accidente. Y con respecto a la pequeña probabilidad de que te caiga una piedra, la respuesta es obvia… Ponte casco, los hay súper ligeros y molones, no hay excusa!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

marco rock and joy

Episodio 45 ¿Qué es un guía de montaña en España?

Marco García

Hoy te traigo al programa a Marco García. Marco trabaja como guía de escalada y también como formador de técnicos y guías de escalada en varias escuelas.

En este episodio Marco nos cuenta en qué consiste ser técnico deportivo en escalada tanto nivel medio como superior, cuáles son las competencias y las oportunidades laborales, así como los retos que supone competir en un mercado laboral no regulado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Apúntate al Training

En exclusiva del 10 al 17 de Febrero

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Consigue la guía

Apúntate a la Masterclass

En directo el 9 de Octubre a las 20:30

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)