fbpx

Episodio 28 Momentum, la llave para subir de grado

En el episodio de hoy te hablo de los movimientos dinámicos, de cómo poder mejorar muchísimo en la escalada cambiando el estilo y la velocidad de tu escalada.
¿Alguna vez has escuchado que en la escalada, la buena técnica es la que te hace escalar con control y en equilibrio?
Esto es probablemente cierto, el problema surge de que estas palabras nos traen connotaciones de movimientos lentos, en los que una mano o pie se pueda separar de la roca lentamente mientras los otros 3 puntos de apoyo permanecen bloqueados y se alcanza una nueva posición de una forma que solemos llamar estática.

De hecho yo mismo he llegado a escuchar que para aprender buena técnica debería usar un cascabel y escalar de forma que no lo oiga nunca; así aprenderé a tener control y equilibrio en todo momento.
Quizá en los años 70 este era el ideal de técnica en escalada, cuando el material existente era básico y el equipamiento precario, haciendo que las caídas tuvieran consecuencias que ahora por suerte no tienen.

Velocidad vs control

Sin embargo, cuando quieres avanzar un poco en tu escalada y pasar de vías muy sencillas a vías más duras, te vas a encontrar con agarres más pequeños, con movimientos más largos y con secuencias que te hacen colocar tu cuerpo de forma rara y desequilibrada… Conforme vas escalando vías más difíciles, la velocidad y el control empiezan a posicionarse como extremos de una balanza. Ambos te ayudan a ahorrar energía y por tanto a escalar mejor, pero si aplicas demasiado de uno a costa del otro pierdes cualquier ganancia que podrías obtener.

¿Has visto escalar en vídeo a los grandes? Justo hace unos días Stephano Gisolphi ha sacado un vídeo en el que escala perfecto mundo, siendo el cuarto escalador en encadenar un 9b+. Si te fijas en como escala, cuando no está reposando, se mueve tan rápido que parece que el video está acelerado.

Equilibrio dinámico

La velocidad no sólo te ayuda a reducir el tiempo que estás escalando y por tanto gastando energía; sino que también te ayuda a alcanzar presas a las que no puedes llegar de forma estática o entre comillas, en equilibrio.
Cuando vas a realizar un movimiento largo y tu centro de gravedad se tiene que desplazar fuera de tu área de apoyo (la que forman los puntos de apoyo que tienes con la roca) necesitas realizar un movimiento dinámico. Sigue existiendo equilibrio, pero en este caso es equilibrio dinámico. Para obtener equilibrio dinámico utilizas la aceleración o momentum para mover tu cuerpo hacia la presa que quieres coger y te detienes cuando la coges.
Inicias el movimiento acelerando tu cuerpo o parte de él en la dirección de la siguiente presa, y realizas el movimiento con control, con equilibrio, pero con velocidad.

Si tu envergadura te lo permite, podrías realizar pasos largos de forma estática, pero esto requiere una fuerza física tremenda. El uso del momentum reemplaza a esta fuerza.

¿Cuando uso el momentum?

Estarás de acuerdo conmigo entonces en que para realizar pasos muy largos es necesario usar la velocidad, pero… ¿Y qué pasa con los pasos no tan largos?
Cuando las presas son muy pequeñas o muy malas, y sujetarse con dos manos es muy complicado, bloquear con una de ellas para lentamente mover la otra hacia la siguiente presa resulta casi imposible. Si te mueves con velocidad, entonces es posible que alcances la siguiente presa y te agarres antes de que tu cuerpo empiece a decelerar y te caigas.

Y ahora llego al meollo del asunto, ¿Y si además de usar la velocidad, empezaras el movimiento antes incluso de soltar la mano que vas a mover? Esto reduce la fuerza extra que necesitas mantener con una sola mano durante el movimiento. Básicamente, si usas la inercia o momentum, estarás por un instante moviéndote sin verte afectado por la gravedad. Podrás alcanzar la siguiente presa antes de que tu peso tire de ti de nuevo.

Esta técnica tiene dos ventajas fundamentales, como ya he mencionado, la primera es que la mano que sigue en contacto con la roca necesita ejercer mucha menos fuerza en el agarre.
Sin embargo la segunda ventaja es aún más fundamental. Al moverte de forma dinámica generas más fuerza desde tus piernas que al moverte de forma estática. Por tanto, la misma vía escalada de forma estática te cansará más los antebrazos que escalada de forma dinámica.

Recapitulo, para pasos largos, o pasos en los que tengas presas muy malas o pequeñas el uso del momentum es realmente necesario y eficiente. ¿Pero y qué pasa en las secciones fáciles? ¿Y en movimientos con cantos grandes? Aquí puedes escalar de forma estática sin problemas ¿no?
En realidad no,y la razón es que un estilo dinámico de escalar es más eficiente, utiliza menos energía para hacer los mismos movimientos. Aunque vayas a buen canto, vas a necesitar menos fuerza en los antebrazos y vas a generar más fuerza con las piernas, y así ahorras energía para el crux de la vía donde la vas a necesitar.

En conclusión, deberías usar el momentum prácticamente en todos los movimientos en tu escalada.

Las excepciones serían movimientos en los que tengas un riesgo objetivo si te cayeras, y movimientos muy muy precisos donde tengas que ir despacio para acertar en el lugar oportuno… Pero salvando esto, escalar de forma dinámica te va a hacer mejorar un montón… Vas a poder aprovechar mejor la fuerza y la resistencia que tienes, en vez de gastarla de forma ineficiente moviéndote como un perezoso.
¡Y además es divertido! Pásatelo bien aprendiendo y soltandote con este estilo.

Tipos de movimientos dinámicos

Pero no te pienses que utilizar el momentum es solo hacer grandes saltos rollo Chris Sharma, como te digo, puedes usar la inercia en prácticamente cada movimiento, y en muy muy raras ocasiones vas a soltar tus dos manos a la vez para hacer un lance a dos manos.

Voy entonces a repasar los 4 tipos de movimientos dinámicos más comunes y es tu tarea visualizarlos y empezar a ponerlos en práctica en el rocódromo, así poco a poco los irás incorporando a tu repertorio

El impulso con las piernas

Es el movimiento dinámico por excelencia. Empiezas dejando tu peso caer con los brazos y hombros estirados, colocas los pies altos y flexionas las rodillas. Desde esta posición encogida, empujas fuerte con las piernas para moverte hacia arriba y soltar una mano cuando tengas la presa al alcance. Practicalo en agarres grandes e intenta agarrar presas lo más lejanas posibles. Cuando lo domines puedes probar a soltar ambas manos y llegar más lejos aún, verás que divertido.

El péndulo de caderas

Empezando el movimiento igual que antes, vas a intentar alcanzar una presa que esté lejos pero hacia un lado en vez de hacia arriba. Empieza el movimiento moviendo tu cadera de lado a lado como un péndulo y continúa este péndulo con un buen empujón de las piernas hacia el lado cuando vayas a alcanzar la presa. Si no lo has practicado nunca te darás cuenta de que cuesta un poco cogerle el tranquillo al plano en el que te mueves, y no salir despedido hacia fuera de la pared. Por eso, practica y practica, como un monito.

El impulso de caderas

Cuando estás en un desplome y tienes las manos y pies abiertos, mirando a la roca, el impulso con las piernas resulta muy difícil de hacer. Sin embargo puedes hacer un impulso parecido con las caderas. Dejas que tu culo se separe de la roca y cuelgas con los brazos estirados y las piernas flexionadas, desde esta postura impulsa tus caderas hacia la roca, como si quieras darle un pollazo, y al mismo tiempo te extiendes para alcanzar la siguiente presa.

El cabezazo

En placas verticales, donde tengas agarres pequeños que te impidan preparar el movimiento como lo he comentado antes, simplemente separa tu cabeza y tronco de la roca ligeramente y lanza la cabeza y los hombros suavemente hacia la dirección en la que quieres moverte para ganarle un segundo a la gravedad

Bueno! Ahora ya sabes un secreto a voces que puede llevar tu escalada a nuevas cotas, aumentando tu grado y tu disfrute!

Existen muchos más tipos de movimiento en los que se puede aplicar la inercia pero no quiero abrumarte, lo que sí quiero es que te fijes en escaladores que conozcas o en los grandes en vídeo y analices si escalan rápido, lento, más estático o más dinámico.
Por ejemplo échale un vistazo al encadene de Biographie de Margo Hayes, nos da una auténtica lección del uso del momentum, prácticamente o está reposando o está lanzándose a por la siguiente presa, con un dominio exquisito de su técnica y una gestión de la energía sin precedentes. 

Y por supuesto, practica en tu calentamiento, y pronto te verás escalando de forma más dinámica y fluida!!

Si te ha gustado por favor suscríbete, me puedes encontrar en Ivoox, Itunes, Spotify y en Youtube y por supuesto en rockandjoy.com, comparte y deja un comentario, estaré encantado de responderte.

 El mundo es tu rocódromo, sal ahí fuera y disfrútalo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Dejar un comentario

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Apúntate a la Masterclass

En directo el 9 de Octubre a las 20:30

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)