fbpx

Episodio 41 Visualización

Hoy vengo a hablarte de la herramienta mental que más efectiva me resulta y que cada vez uso más. De hecho ha sido una de las claves de mi reciente proyecto de 8a.

Te hablo de la visualización. Es sin duda la herramienta psicológica más usada en cualquier práctica deportiva, y la escalada no iba a ser menos.

¿Cómo funciona?

Sabemos que el subconsciente sigue lo que tu mente consciente está pensando. Si estás focalizandote en algo positivo, no puedes estar pensando en algo negativo a la vez. No puedes sentir dos cosas opuesta como miedo y alegría a la vez.

Cuando visualizas algo tu cerebro dispara las mismas neuronas y activa los mismos procesos que preparan la acción que estás visualizando, de hecho cuando imaginas un movimiento todo el proceso interno es idéntico a parte del último impulso mandado a través de tu columna para hacer que la musculatura se mueva, sin embargo sí que se mandan impulsos que la activan que son los que te han hecho salivar, o los que te hacen dar patadas cuando estás soñando.

Las ventajas de visualizar entonces son obvias. No te hace falta conducir hasta la roca, no machacas tu piel, no te puedes lesionar, no te caes, no te cansa… Y sin embargo consigues prepararte de una forma específica y similar a la que entrenarías en la propia roca.

Personalmente, utilizo la visualización un montón, entre pegue y pegue, justo antes de empezar una vía, en los reposos… Pero los momentos más útiles, en los que visualizar es más efectivo como entrenamiento, son cuando estás realmente relajado. Recién levantado o justo antes de acostarte. La última opción tiene la ventaja añadida de que la mente tiende a repetir durante la noche el proceso que hayas estado haciendo justo antes de dormir, así que si visualizas en ese momento, es muy probable que pases parte de la noche entrenando y refinando esos movimientos. ¿No te parece fantástico?

El objetivo de una visualización bien hecha es ponerte en un estado mental óptimo, en que tu confianza esté en el lugar justo, que no vayas sobrado pensando que vas a ir volando por la vía, que seas realista sobre el esfuerzo y el reto, pero que mentalmente lo consigas, una y otra vez. Visualizando es importante que no te caigas…

Formas de visualizar

Hay varias formas distintas de visualizar y cada una te va a aportar más en una u otra situación. De hecho si eres capaz de combinar varias, encuentro que es incluso más efectiva.

La primera sería la perspectiva interna, es decir visualizar la escalada en primera persona, como si estuvieras tú escalando la vía.

La segunda sería la perspectiva externa, o visualizarte escalando como si fueras un espectador, con la ventaja de poder elegir la perspectiva que más te guste.

La tercera, más que una visualización, sería una experimentación, la llaman visualización kinestésica, y consiste en imaginar lo que sentirías escalando, tanto a nivel interno como externo.

En general encuentro que la visualización kinestésica es la más potente para mí, sobre todo si la combino con alguna de las otras dos. El ideal es entonces imaginar, ya sea desde una perspectiva u otra el total del proceso, visual, kinestésico, auditivo y olfativo. Sentir la cuerda atada a tu arnés, los gatos en tus pies, el magnesio en tus manos, el tacto de la regleta, el sonido del clip del mosquetón, la respiración en tu pecho, el viento en tus oídos, sentir como los antebrazos se van hinchando, como la ansiedad va creciendo, como consigues bajar las pulsaciones en un reposo, como gritas de emoción cuando grapas la cadena.

Como toda habilidad, la visualización tiene que ser practicada y mejora con la misma. Pero lo mejor de esta, es que se retroalimenta, y conforme mejor seas la vas a ir incorporando en tu rutina sin ni siquiera darte cuenta.

Además de todo esto, puedes introducir tu propio movimiento en la visualización para hacerla todavía más completa. Eso sí, cuidado con tus muebles!

Adam Ondra visualizando para su proyecto Silence 9c

¿Qué tipo usar?

Sobre qué tipo de visualización ayuda más en cada momento hay mucho escrito, pero no hay un quórum absoluto, ya que cada persona es única, así que te invito a experimentar por tu cuenta.

Aun así, se intuye que para mejorar tu calidad de movimiento, para movimientos nuevos y secciones muy técnicas y precisas, la visualización en tercera persona es la que mejor funciona. Si la unes a la kinestésica tendrás la recreación perfecta para mejorar tu precisión.

Jerry Moffat explica que para las competiciones es la que mejor funciona, en este caso yo no lo he comprobado, pero tiene sentido que al verte compitiendo como un espectador, al lado de tus contrincantes, tu motivación y espíritu competitivo se disparen. 

Sin embargo para movimientos duros y explosivos, para prepararte para un pegue a muerte a un proyecto o una vía a vista, lo que a mi me funciona mejor es la visualización en primera persona o asociada.

De hecho es así como me he preparado para mi encadene, visualizando en primera persona y sintiendo absolutamente todo. Desde que cojo el cabo y me hago el nudo, como lo hago, lo termino y lo remato. Me pongo los gatos, me doy magnesio, miro a la vía, declaro mentalmente mi intención, y empiezo a escalar. Imagino y siento los movimientos y secciones fáciles, los reposos, los chapajes, y por supuesto también las secciones duras. Pero no lo dejes cuando hayas pasado el paso duro… Muchas muchas veces los encadenes se van al garete en la última chapa cuando todo lo duro estaba ya hecho, por haber subestimado una sección fácil yendo petado y con la presión de encadenar. Representalo todo, cómo te sentirás cuando pases el crux, cómo llegará la ansiedad sabiendo que te quedan aún 10 metros y vas a punto de estallar, cómo vas a ir ganando lo que puedas en cada sacudida de antebrazos, cómo vas a hacer los chapajes que te quedan, y cómo vas a llegar a la reunión. Y no acabes ahí tampoco, visualiza cómo vas a celebrarlo y qué vas a sentir cuando encadenes. No solo te va dar la concentración de tener todos los factores controlados, sino que vas a poder disfrutar de tu encadene incluso antes de hacerlo y le estás poniendo a tu mente una motivación extra, un premio al que optar cuando lleguen los momentos de flaqueza en la vía.

Y tú, ¿visualizas?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Dejar un comentario

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Apúntate a la Masterclass

En directo el 9 de Octubre a las 20:30

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)