fbpx
Rock and Joy lesiones

Episodio 44 ¿Cómo afrontar una lesión de escalada?

Lesionarse forma parte del juego

Estoy seguro de que alguna vez durante tu carrera como escalador te vas a lesionar, si es que no lo has hecho ya… Somos humanos, y de igual forma que caerse, lesionarse forma parte del juego, nos guste o no. Eso no quita que por supuesto, hagas todo lo que esté en tus manos para prevenir lesionarte, y para recuperarte totalmente si ya lo estás.

Es por esto, que me parece tan interesante y necesario hablar de este tema, en concreto de cómo afrontar una lesión de la mejor forma posible.

Si como yo te apasiona la escalada, cuando te lesionas te das cuenta de lo importante que es para ti, al no poder hacer algo en lo que piensas o hacer a diario. Además, salvo que tengas una fortaleza mental excepcional, lo normal es que te afecte bastante emocionalmente el hecho de estar lesionado.

Sin embargo, con el enfoque correcto, la frustración que sientes puede ser la energía que necesitas para transformar tu lesión en el vehículo que te va a llevar a volver mejor escalador que antes. Tony Robbins dice que le encanta estar frustrado, porque cuando lo está, sabe que está a punto de tener una revelación. Vaya mentalidad! Sé que es fácil decir esto cómodamente desde mi silla, sin embargo, al igual que el miedo te puede ayudar a estar concentrado, la frustración te puede ayudar a resolver un problema, aprovéchala.

Respuestas usuales frente a una lesión

Dos respuestas negativas a esta frustración que se dan mucho entre los escaladores son la negación de la lesión y no hacer nada.

En muchos casos, tienes tanta motivación, tanta pasión por subirte a la pared, que te niegas que tienes una lesión. Te auto engañas, y sigues escalando, calentando bien, poniéndote esparadrapo a tope, quizá tomando ibuprofeno… Y esto tiene un riesgo enorme, especialmente en las lesiones más comunes en la escalada. Las lesiones por sobrecarga en tejidos conectivos, como tendinitis y bursitis de los rotadores, codo de tenista o golfista, y las pequeñas rupturas en las poleas. Estas lesiones comunes, suelen empezar con pequeños síntomas, pequeños avisos que si escuchas bien pueden darte las claves para solucionar de una forma rápida y efectiva… y que sin embargo si no se atienden pueden cronificarse y convertirse en lesiones realmente severas que pueden dejarte fuera de juego una temporada.

Salvo que tengas muchísima experiencia con ese síntoma, ese dolor en concreto, y sepas que es algo pasajero de unos días que no tiene importancia; negar que lo tienes y no hacer nada al respecto te va a llevar de camino a una lesión gorda tarde o temprano.

escalada cacin

Aceptación

Acepta lo que te está pasando y ponte en camino a la recuperación. En la gran mayoría de los casos, recuperarte de una lesión no requiere que dejes de escalar, simplemente requerirá que cambies tu hábitos. Que cambies el chip del rendimiento al modo recuperación y cambies tus metas a corto plazo, focalizandote en qué puede hacerte un mejor escalador en el medio y largo.

He empezado diciendo que lesionarse forma parte del juego, si llevas lo suficiente escalando lo habrás visto a tu alrededor. Pues cuando estés lesionado, no te compares con tus amigos que están a tope ahora mismo. Acuérdate de que también ellos también han pasado por ahí… O de que quizás tengas a algún amigo que lo esté, compararte no te va a aportar nada útil.

Sin embargo, reenfocar tus metas, tu planificación de una forma agresiva para potenciar tu recuperación la va a reducir y te va a hacer sobrellevarla de una forma más agradable.

agarre mano abierta

Efectos positivos de la lesión

Dicho esto, a parte de minimizar los efectos psicológicos negativos inherentes a una lesión, también hay efectos positivos que hay que aprovechar. Seguro que has escuchado o visto casos en los que alguien vuelve a escalar después de una lesión más fuerte, más completo, mejor escalador. Que pocos meses después de recuperarse de un calvario consiguen superar su máximo grado y parecen superar con facilidad retos que antes de su lesión le parecían imposibles.

Esto normalmente sucede porque cuando te lesionas, necesariamente dejas de focalizarte en el corto plazo, en esa vía que te motiva, entrenar con tu colega el martes o el viaje del fin de semana… Y con suerte tienes tiempo para reflexionar sobre aspectos más importantes, como, ¿qué hábitos te han llevado a lesionarte? ¿Qué aspectos de tu escalada estás ignorando que te podrían hacer mejorar un montón? ¿Qué debilidades podrías trabajar mientras te recuperas, escalando muy por debajo de tu nivel máximo? En definitiva, todo eso que estás ignorando cuando estás sano, estás a tope, y naturalmente estás buscando dar tu máximo y divertirte.

Si realmente te pones en este camino, tu rehabilitación será mucho más efectiva, reconfortante y útil que si te limitas a hacer los ejercicios que te manda el fisio en el mejor de los casos, o a esperar en el peor.

Si tienes la posibilidad de seguir escalando mientras te recuperas, aunque sea a un nivel muy inferior al que normalmente escalas, ¡hazlo! Pero con cabeza, y saldrás reforzada. Cambiar de aires, de tipo escalada, de escuela, de roca o de rocódromo… practicar en vías fáciles y bonitas en las que normalmente no te meterías… Todo esto tiene el potencial de mejorar tu técnica en aspectos que normalmente ignoras.

Es normal que la idea de escalar cosas muy fáciles no te atraiga… Pero si es eso o no escalar en absoluto y limitarte a hacer ejercicios de rehabilitación? ¿Y si ese regimen orientado a corregir una debilidad en tu escalada te va a hacer mucho mejor cuando estés recuperado?
¿entonces te atrae más?

Como en muchas otras ocasiones te he comentado, la mentalidad que adoptes con respecto a tu lesión, va a ser en definitiva la que determine si es una experiencia dolorosa o una experiencia rica que te hace volver en un punto más alto al que lo dejaste.

Mentalidad del crecimiento en la lesión

La motivación es más fácil de encontrar si le das sentido a lo que haces. 

Si eres capaz de ver la lesión como una oportunidad de dar un paso atrás y reforzar debilidades, replantearte tus rutinas y mejorar tu técnica para volver mejor escalador; quizás lo consigas, y quizás no, pero en cualquier caso tu experiencia será muy distinta a si te abandonas a la frustración y la queja.

 

¡En cualquier caso! Espero que no estés lesionado, y si lo estás te mando un abrazo y mucho ánimo. A tope a recuperarse!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Apúntate a la Masterclass

En directo el 9 de Octubre a las 20:30

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)