fbpx

Ética en la escalada. Abandono de vías, rodilleras y cañas

Suscríbete en

Abandono de vías

Hoy voy a tratar un tema que me han preguntado y sugerido en varias ocasiones y que nunca me había atrevido a tocar porque lo veía muy básico y pensaba que no iba a sacarle mucho jugo; sin embargo pensando un poco más se me abren un montón de dudas y debates interesantes a raíz de este así que ahí voy.

¿Qué pasa cuando no te quedan fuerzas, cuando la vía te supera, o lo has dado todo y no te queda ni una gota de sudor más que echar, se te hace de noche y no te da tiempo…?

En fin, ¿Qué pasa si tienes que abandonar una vía?

Si llevas escalando un tiempo esto seguramente te habrá pasado ya en varias ocasiones y te habrás dado cuenta de que en la mayoría de casos no tiene mayor importancia, sin embargo, si estás empezando es posible que sea algo que te preocupe. Incluso es posible que te haya ocurrido y hayas acabado dejando material propio en la pared por falta de otros recursos.

La solución a esto es bastante simple, pero como ya te adelantaba abre debates interesantes.

Maillones

Lo primero que yo haría, y he hecho en muchas ocasiones, es llevar maillones. Si no los conoces, son unos pequeños mosquetones con cierre de rosca, muy baratos, usados frecuentemente en escalada con este propósito. 

Ahora bien, es posible que hayas escuchado que no está bien visto ir dejando maillones por ahí. Que hay que machacarse, para subir la vía sea como sea… ¿Es ético abandonar una vía dejando un maillón?

En mi opinión, cuando estás sin energías, al borde del colapso mental y sabes que aún te queda un largo trecho… Estás también en el momento en el que es más fácil lesionarte. Sí que es cierto que enfrentarte al estrés de escalar con mucha fatiga y continuar aumenta tus capacidades mentales… le enseñas a tu mente que se puede cuando piensas que ya no hay más, y según el modelo del gobernador central, estás entrenando a tu cerebro a que retrase las señales de fatiga… Pero, ¿y si realmente no puedes más? ¿Y si no te apetece enfrentarte a esa presión? ¿Y si te lesionas porque apenas te queda fuerza y vas forzando las articulaciones y tendones? ¿Tienes algo que demostrarle a alguien siendo capaz de terminar la vía?

Escalada naranjito

Yo estoy convencido de que en la escalada deportiva no… Sólo tú sabes dónde está tu límite, hasta dónde puedes y quieres llegar en un día determinado. Y no veo en absoluto ningún problema en decir, hasta aquí llego hoy, dejo mi maillón y a volar. Es más, es posible que alguien en tu misma situación lo utilice en otro momento. Y con respecto al perjuicio estético que pueda suponer un maillón colgando de una chapa… un argumento que también he escuchado en más de una ocasión, cabe recordar que se pueden quitar tan fácil como se han puesto en la mayoría de los casos.

¿Tú qué piensas?

La caña/Stick clip

La otra opción que se me ocurre, y la que yo utilizo hoy en día si esto me ocurre es la caña o stick clip. Un invento maravilloso que atrae a tantos defensores como detractores, que despierta aún más polémica y debate que los maillones y sobre el que quiero hablarte hoy.

Si no la conoces, te presento a mi amiga la caña, un palo telescópico con un artilugio en la punta que te permite sujetar un mosquetón en posición abierta. Hay muchas marcas y modelos, así como versiones caseras… Pero todos permiten una cosa, chapar una chapa o argolla que esté fuera de tu alcance con una cinta express a la que previamente has grapado tu cuerda. Las posibilidades que esto abre son inmensas, y con ellas los dilemas éticos…

En el caso del que estoy hablando, en vez de abandonar una vía, la caña te permite terminarla, saltándote el paso o los pasos que no puedas realizar y limpiando la pared por completo de tu material.

En mi opinión hay que ser un poco cerrado de mente para estar en contra de este uso, y aunque me he tirado más de 9 años escalando sin caña, la tengo desde hace poco y no hay día que no la lleve en la mochila (aunque en la mayoría no le de uso).

Ética en la escalada deportiva

Pero la caña no solo te permite el uso cuando estás apurado, sino que te abre la oportunidad de montar vías fuera de tu alcance, de salir con un par o tres cintas chapadas, de grapar la cuerda a cintas que están fijas, incluso algunos modelos sofisticados de recoger cintas que están grapadas…

El uso principal que yo le doy es poner la primera o segunda cinta en vías con pasos duros muy abajo que podrían conllevar una caída fea, corta y seca, o incluso dejarte los tobillos en el suelo. En mi concepción de la deportiva no hay ningún problema en hacer esto, pero esto es lo bonito de la escalada, que la forma en la que yo escalo es distinta a la tuya, y no existe un standard, una ética universal que todos tengamos que seguir. Los riesgos que yo decido asumir son míos y propios y soy tan libre de escalar en solo integral como de escalar en top rope, y mientras no seas profesional no tendrás que rendir cuentas de tu estilo a nadie.

Edu Marín, uno de los mejores escaladores deportivos actualmente, tuvo un accidente grave hace un par de veranos por resbalarse entre el suelo y la primera chapa. Nadie está libre de un resbalón, de la rotura de un canto, de la picadura de un insecto… en fin, de algo que te pueda hacer caer en una sección comprometida sin protección.  

¿Todo vale?

Vale vale, Migue, estoy de acuerdo con proteger los pasos expuestos cerca del suelo chapando la primera o la segunda… ¿Pero qué pasa con usar la caña para montarte vías?

Pues realmente estamos en la misma disyuntiva que con el maillón… Personalmente es un sistema que a mi no me gusta porque se tarda un montón de tiempo y esfuerzo, que podría invertir en escalar algo más adecuado a mi nivel… pero… ¿Hay algo de malo en escalar así?

¿Hay algo de malo en usarla en pasos puntuales de vías duras que no tendrías energía para probar de otra forma?

Cada uno escala para sí, personalmente no la uso mucho, al igual que intento no usar mucho el top rope, para tener la mente siempre afilada, para estar acostumbrado al estrés, a enfrentarme a los alejes en secuencias que no conozco, en definitiva para cultivar y agrandar mis herramientas mentales. Es cierto que usar estas ayudas de forma indiscriminada va en contra de tu progresión mental en la roca… Pero igual de cierto es que comerte un hamburguesa y 3 tercios después de trepar va en contra de tu progresión física… Y no se juzga tan a la ligera a los compañeros que lo hacen.

¿Escalas para ti?

¿Alguna vez te has preguntado para quién estás escalando?

Si recuerdas el episodio 25 sobre el miedo al fracaso te preguntaba si escalabas de la misma forma con público que sola con tu compañero de cordada. Si te enfrentas a los mismos retos o si por el contrario escoges las ocasiones en las que vas a resaltar. En definitiva se puede resumir en si estás escalando para tí, para pasarlo bien, para mejorar, para conseguir un objetivo… O por el contrario escalas para otros, para el 8a.nu, para Instagram, para tu grupo de amigos.

Sobre esto podríamos charlar mucho rato, pero no quiero enredarme… Te voy a contar una anécdota que le contaba a una clienta en Diciembre…

Tengo un amigo al que le encanta escalar y le da miedo la caída, o más que la caída la sensación de pérdida de control. A él le encanta escalar, y es consciente de su miedo, y sin embargo no tiene ningún interés en trabajarlo y superarlo. Se monta sus vías con la caña, las trabaja en top rope hasta que las controla perfectamente, y luego monta los chorizos que le hagan falta para sentirse agusto escalando de primero… Y por último la escala de primero y encadena. A él le flipa escalar y se lo pasa en grande haciéndolo a su manera, sin molestar a nadie.

Para mi este enfoque no tiene ningún tipo de sentido… Pero igual tampoco tiene sentido para mi lo que hace Alex Honnold, o tirarme 2 años ensayando y proyectando una sola vía… Y todo es escalada, todo es respetable y de todo se puede aprender y disfrutar.

¿Tú qué opinas?

“Sagrada es mi manera de vivir.

He mirado a los cielos.

Sagrada es mi manera de vivir.

Numerosos, mis caballos”

“Manuelito” Jefe indio Navajo

Otros episodios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

Acepto recibir correos de Rock&Joy

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

He leído y acepto las condiciones de privacidad

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Consigue la guía

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Acepto recibir correos de Rock&Joy