fbpx

Temporada 1 - Técnica de escalada

Suscríbete en

¿Qué es la técnica de escalada?

Según el diccionario de la RAE técnica es “la Habilidad para ejecutar cualquier cosa, o para conseguir algo.”

En el contexto de la escalada, en el que lo que queremos conseguir es movernos sobre la roca y alcanzar la cadena, técnica es “la capacidad de alcanzar una cierta presa o el top de una vía con la máxima eficiencia energética”

“Técnica es la multiplicación del número de movimientos por la calidad de la atención que le prestas a los mismos” Dave MacLeod

La técnica para llegar a lo alto estará compuesta de técnicas discretas como un talonaje, rotación de caderas, una bandera, un mantel, un dinámico etc… y series unidas de estas, que habrás de practicar, ya que la unión de varias gestualidades constituye una técnica en sí misma.
Entonces podríamos definir la técnica de escalada como “el conjunto de habilidades y gestualidades necesarios para moverse por la roca de forma eficiente”

Importancia de la técnica de escalada

 

Dado que la esencia de la escalada es moverse sobre la roca, la técnica de escalada debería ser el factor fundamental sobre el que focalizar tus esfuerzos.

Sin embargo, estarás saturado de información sobre cómo incrementar tu fuerza, seguramente dediques mucho tiempo y esfuerzo a entrenar tu fuerza y resistencia en un roco… Y corrígeme si me equivoco, del tiempo que pasas entrenando o escalando, muy poco o casi nada lo pasas mejorando un aspecto tan fundamental como la gestualidad o técnica de escalada. Entrenadores como Eric Horst predican que la escalada es un deporte fundamentalmente técnico, escaladores como Adam Ondra no se cansan de repetir la importancia de la gestualidad, en especial hasta que esta no se domina… Y en esto pueden pasar muchos años

Rock and Joy Cacin
Gesto técnico. Movimiento dinámico

Seguro que conoces a escaladores que son capaces de hacer 25 dominadas, que suben por la campus como un cohete, pero que luego en la roca no son capaces de expresar ese potencial y escalan vías muy por debajo de la forma física que aparentan. O el caso contrario, y más deseable, ese chaval delgadito que no impresiona a nadie con sus bloques pero que en roca parece que no lo despega ni una palanca, que parece que sube sin esfuerzo. Estos son ejemplos de cómo una buena gestualidad te puede hacer muy buen escalador y alcanzar tu potencial físico, y que por muy fuerte que estés, sin una técnica de escalada adecuada, nunca llegarás a mejorar por completo. Es más, tus esfuerzos por ponerte más fuerte no se verán reflejados en tu escalada.
Además, a diferencia de la fuerza y la resistencia que estarán limitadas por condicionantes genéticos, la técnica siempre puede refinarse. Da igual cuál sea tu nivel físico ahora mismo, seas un principiante o Iker Pou, si mejoras tu gestualidad y eficiencia, mejoras tu escalada. Mejorar la técnica puede significar muchas cosas distintas, desde escalar de manera eficiente, a moverte de forma fluida y elegante, a encontrar el siempre buscado estado de flow en el que ejecutas de forma sincronizada tu danza vertical con total concentración…

Invertir tiempo en mejorar tu técnica es siempre una opción adecuada, y más si cabe si no tienes tiempo para entrenar de una forma regular. Mejorar tus capacidades físicas con poca consistencia es como intentar llenar de agua un embudo, tienes que seguir echando y echando para mantener el nivel y si quieres mejorar, tienes que echar más rápido… Sin embargo la técnica no depende tanto del tiempo y la consistencia. Puedes practicar más o menos dependiendo de tus circunstancias personales, que los patrones de movimiento se engranan en tu mente y siguen estando ahí cuando vuelves a escalar más adelante.

Gesto técnico, bloqueo profundo

Además, tus patrones de movimiento tienen una influencia determinante en tus posibilidades de lesionarte. En muchas ocasiones las lesiones recurrentes pueden resolverse cambiando ciertos gestos que repites una y otra vez sin darte cuenta.

Imagínate la técnica como la llave para usar más y más tus grandes cuádriceps, que están perfectamente diseñados para soportar tu peso frente al entrenamiento físico de tus antebrazos, pequeños, con mucho potencial para lesiones por sobrecarga. Y con esto no digo que no debas entrenarlos, sino que quizás puedas replantear tus prioridades, y quizás estas te lleven a una mejora más saludable de tu escalada.

¿Por qué no aprendes técnica?

Diría que la razón número 1 son tus creencias… Hace 5 meses conseguí encadenar lo que podría considerarse una meta mayor en mi carrera como escalador, una fresca tarde de final de verano chapaba la cadena de mi primer 8a, los gritos de emoción se escuchaban por toda la pared del cañón calizo de los vados. Sin embargo, si 3 años antes, cuando vivía en Sydney trabajando 70 horas a la semana me lo hubiera planteado, me habría resultado altamente improbable.

Y si me lo decían hace 8 años cuando recién me habían diagnosticado artrosis de columna y escalar un 6b era toda una odisea te hubiera dicho claramente que era imposible…

Y sin embargo, habiendo subestimado mis posibilidades en el pasado de forma reiterativa, lo que me depare el futuro está todavía por ver. Me inspira rodearme de personas como Manolo (lo puedes conocer en los episodios 32 y 33) para darme cuenta de que la historia que nos contamos y la realidad son conceptos muy distintos.

El cambio es algo incómodo, hacer cosas de forma distinta también lo és. Cuando les propongo a mis clientes pasarse la mitad del entrenamiento haciendo rompecabezas técnicos en un autobelay o en travesías fáciles les resulta difícil creer que esto les va a ayudar, y sin embargo siempre acaban asombrados de las mejoras. Así que evitar hacer las cosas de forma distinta al resto, exponerte a fallar en habilidades nuevas y parecer torpe o raro son razones por las que puedes dejar atrás tu técnica de escalada…

El otro motivo principal es la consciencia… ¿y a qué me refiero con eso? Cuando en tu proyecto de forma repetida te caes entre la 7 y la octava chapa con los brazos empopeyados y las manos abriéndose, lo obvio sería pensar que si los antebrazos estuvieran más fuertes y se recuperaran mejor escalarías mejor ¿No? Y así empiezas a entrenar y si haces las cosas bien, es posible que ganes esa fuerza que ansiabas…

Sin embargo también es muy posible o casi seguro que hayas obviado otros factores en tu análisis. El feedback más sutil que subyace en un conocimiento alto de tu postura, de tu propiocepción. Como piensas, te mueves y respiras durante tu pegue tiene una influencia radical en tu resultado, a veces mucho mayor que la fuerza y resistencia de tu antebrazo. Y con esto quiero decirte que de forma generalizada es muy sencillo darte cuenta de dónde están tus límites físicos, y sin embargo requiere mucha más introspección y sutileza darte cuenta de dónde estás técnicamente hablando.

¿Cómo se aprende la técnica?

¿Alguna vez te has subido a una vía dura pensando, voy a focalizarme en escalar con una técnica perfecta? Seguro que sí, y seguro que como todos , a los dos minutos estabas escalando peor que de costumbre, de forma torpe y petándote los antebrazos de lo lindo; frustrante no?. Esto pasa porque el pensamiento consciente hace que te muevas de forma más lenta, haciendo que se te cansen los brazos rápido. Además al ocupar tu atención en la técnica y no en la estrategia para escalar la vía cometes errores estúpidos, te estabas concentrando más que nunca y te escalas peor de lo normal. Fantástico!

Técnica de diedro

A mi me ha pasado también. El problema es que la técnica de calidad, es por necesidad automática. La mayoría de las decisiones técnicas las desarrollas de forma subconsciente. En una secuencia de escalada hay demasiadas decisiones que realizar de forma rápida que cuando interfieres con tu razonamiento, las entorpeces, tomando decisiones demasiado lentas y pierdes la coordinación.
La mente consciente sólo tiene espacio para poner atención a unas pocas decisiones y movimientos a la vez, y es mejor reservarlo para la estrategia que vas a seguir y para mantenerte tranquilo. 

Vaya Migue, entonces qué? ¿Cómo entreno algo que luego tiene que venir de forma automática?

Pues no es nada complicado ni oculto, la técnica hay que trabajarla en vías o bloques muy fáciles, en las que tienes mucho espacio para pensar y procesar la información propioceptiva y sensorial que te llega. La verdadera clave es usar las vías o bloques de calentamiento para esto. 

¿Qué haces cuando calientas? ¿Te subes a una vía fácil mientras hablas con tu compañero de cordada del sentido de la vida o vas recordando la de papeles que te esperan en el curro mañana?

Imagina si usaras todas y cada una de las vías de calentamiento para refinar tu técnica, ¿no serías un escalador mucho mejor a lo largo del tiempo? También puedes ponerte a hacer vías fáciles o bloques de forma consciente para aprender técnica, pero para mí el calentamiento es clave, ya que siempre voy a hacer y me aseguro así de que no dejo atrás mi entrenamiento de calidad de movimiento. Además así tendrás un aliciente para no ponerte a calentar en vías duras, y tu musculatura te lo agradecerá.

 

Sin embargo, practicar vías duras también es importante, es donde vas a poner en práctica lo aprendido de una forma subconsciente, y donde vas a realmente fijar esos gestos nuevos o refinados. La diferencia es que cuando estés aprendiendo técnica, tienes que poner toda tu atención en la misma para mejorar, y cuando estés aplicando la técnica en vías duras, tienes que concentrarte en escalar, respirar y disfrutar, dejando que la técnica venga sola.

Otros episodios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

Acepto recibir correos de Rock&Joy

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

He leído y acepto las condiciones de privacidad

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe el checklist

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Consigue la guía

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Acepto recibir correos de Rock&Joy

Apúntate al sorteo

Gratis, sorteo el Jueves 19 las 23:59 

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds