fbpx

Episodio 42 Actitud, uno de los otros 4

Los grandes 4

Seguro que has escuchado que hay 4 grandes factores en la escalada, la técnica, la relación fuerza-peso, la resistencia y la mentalidad. Es innegable que estos constituyen las claves básicas de la escalada y que deberías de prestarles atención por igual si quieres mejorar, disfrutar y tener una larga carrera en la roca.

Sin embargo, seguramente como yo, no te dediques al 100% a la escalada, y la compagines lo mejor que puedes entre tus estudios, trabajo, familia, y puede que otros deportes y aficiones… 

Como es natural, has puesto a la escalada dentro de un marco, de unas rutinas, de un entorno y solamente imaginas la posibilidad de mejorar desde el ángulo del ambiente que te rodea, tocando qué puedes hacer con los 4 grandes factores durante tus sesiones de escalada.

Los otros cuatro factores

Sin embargo, si estás dispuesto a abrir el prisma y mirar desde una perspectiva más amplia, te darás cuenta de que existen más factores clave en la escalada, en concreto otros 4, tu actitud, tu estilo de vida, tus circunstancias concretas y tus tácticas. Por muy bien que lleves los factores clave, por muy bien que escales, estos otros cuatro tienen el potencial de de entorpecer o elevar tu escalada aún más.

Si me meto a analizar estos 4 me daría para una masterclass por lo menos, pero sí que te invito por lo menos a replantearte que puedes hacer en estos aspectos si quieres.

Actitud

Hoy quiero profundizar en la actitud, más concretamente en el “no puedo hacer eso”, “no puedo caerme de primera”, “no puedo escalar techos”, “no puedo escalar con alejes”, “no puedo escalar esta vía” etc.

Se tiende a alargar demasiado el trabajo que se hace en áreas en las que te sientes cómodo, como por ejemplo mejorar más tus regletas, en vez de atacar tu agarre con mano abierta… O mejorar los chapajes forzados en vez de atacar a tu miedo a volar y chapar más arriba desde un canto bueno…

Pero cuando intentas salir de tu zona de confort y probar algo nuevo que has estado evitando, en muchas ocasiones ocurre lo contrario, abandonas pronto…

Pero no demasiado pronto… Cuando has reunido el suficiente coraje como para enfrentarte a un nuevo reto fuera de tu zona de confort, como practicar los techos o las caídas, normalmente estas verdaderamente determinado a hacerlo y llegas lejos, muy lejos… Y sin embargo sueles abandonar justo antes de conseguirlo.

Mi amigo Borja, dándolo todo en la mítica Orión

El punto crítico en la curva de aprendizaje

Estar justo ahí es el punto más vulnerable de la curva de aprendizaje. Cuando tienes todos los síntomas del esfuerzo y la lucha… Cuando casi has olvidado lo fácil que era avanzar al principio. Cuando es muy complicado sentir lo cerca que está conseguirlo.

¿Por qué?

Pongamos que te aterrorizan los desplomes, que volar con tanto aire alrededor con los antebrazos petados te provoca ansiedad y un miedo incontrolable. Sin embargo decides tomar acción y empezar a practicar y practicar, y empiezas a escalar y a volar en desplomes pasando mucho miedo.

Sin embargo al cabo de un par de semanas, ya no tienes miedo, simplemente es muy desagradable. Al cabo del tiempo vas incluyéndolo en tu dieta de escalada y con solo algo de ansiedad eres capaz de escalar en terreno desplomado y enfrentarte al aire. Pero enfrentarte día a día a lo mismo no es divertido, y ahora no notas el avance que notabas al principio, incluso parece que ha dejado de funcionar.

Te has metido en una vía en tu grado máximo desplomada y vuelven los miedos a saco! 

Sería fácil concluir que no vales para escalar desplomes, que te da miedo y que nunca lo vas a lograr… Sería lo lógico después de comprobar cómo han vuelto los síntomas, y de no sentir progreso en los últimos días o semanas.

Estás casi ahí, casi lo has conseguido. Estás en un punto en el que tu miedo al desplome y a la exposición es tan bajo que lo incluyes de forma natural y te has atrevido a probar una vía realmente dura en este estilo. De hecho no te lo hubieras ni planteado de no ser por el trabajo que llevas.

actitud-escalada

Estás casi ahí, y una vez que lo consigas, te apuntas un tanto enorme, consigues una habilidad clave… A no ser que la cagues estando tan cerca y de repente empieces a evitar caerte en desplomes durante una temporada. Una vez que lo consigues, la confianza y la habilidad están en ti, pero si abandonas, por muy cerca que estuvieras, vuelves a la casilla de salida… y lo que es peor te atascas en esa escalera infinita que te lleva del dolor al hacer un esfuerzo y no culminar al dolor de nuevo…

Entonces…

¿Cómo puedes saber que estás casi ahí? ¿Cómo lidiar con la confianza en este caso?

La clave para pasar por ese momento crítico en el que casi estás ahí pasa por entender que es parte del proceso, que así funciona tu cerebro y reinterpretarlo quitándole el velo negativo que ponen tus emociones.

Me explico, cuando tras un esfuerzo tremendo y continuado, sigues teniendo miedo a volar, sigues cayéndote en el último paso antes de la cadena… Piensas “No puedo más, hasta aquí he llegado”. Sin embargo, este es el lenguaje de tus emociones negativas, y no es cierto.

Lo que pasa en realidad es, “Estoy luchando a tope y ha llegado un punto en el que el sufrimiento de seguir parece que es mayor que las probabilidades de conseguirlo” o “Siento que no puedo más, y no sé si debería seguir o no”

La realidad es que puedes más y sobre todo que tienes la capacidad de decidir si sigues o no. 

Pero para tomar una decisión acertada necesitas más información. Evidentemente puedes sentir la frustración, la fatiga, el cansancio… Pero también puedes hacerte la siguiente pregunta.

¿Cuánto progreso llevo recorrido ya? ¿Cuánto crees que te queda en comparación al camino que has hecho?

Recuerda que el momento más duro es junto antes de lograrlo, ya sea una habilidad, romper con un límite mental o encadenar un proyecto a largo plazo. 

Volviendo al ejemplo de los desplomes, has estado cayéndote en desplomes desde hace un año… Pero en vías duras y con alejes el miedo vuelve… ¿Por qué? Ya te sientes bien en tu escuela local, en vías que antes te daban miedo, e incluso escalas tranquila vías muy desplomadas por debajo de tu máximo grado… Entonces estás casi ahí. Sólo te falta enfrentarte a esta última prueba para conseguirlo, no estarías aquí sin el trabajo previo.

Para tomar la decisión correcta, por mucho que te pesen las emociones negativas, además de escuchar los síntomas del cansancio y la lucha, también hay que apilar y medir los logros que llevas cosechados y balancearlos fríamente.

Entonces, realmente ¿“no puedes”?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Únete a esta gran aventura, te enseñaré a escalar de forma que disfrutes de la roca como nunca lo has hecho.

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡Llévate además de regalo la guía Miedo a volar y 14 claves para superarlo

Dejar un comentario

¿El miedo a volar te arruina el día de escalada una y otra vez?

¡Hazte con una copia ya!

He leído y acepto las condiciones de privacidad

¡APRENDE A SUPERARLO!

Apúntate a la Masterclass

En directo el 9 de Octubre a las 20:30

Hay solo 100 plazas, regístrate ahora

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)

Escribe tu email para que te envíe la guía gratuita

Y alguna que otra sorpresa durante los siguientes días ;)